Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

LA INDIGENCIA TECNOLÓGICA...

Imagen
Pues si... hace poco más de veinte años aún éramos más o menos "normales" y no me echéis aún a lo perros. A ver cómo desarrollo esto. Resulta que ayer hablando con una amiga surgió un tema que, de alguna manera, se nos está yendo de las manos. Ella me preguntó: "Javier,  ¿tú crees que los que no estamos constantemente con el móvil o los aparatitos de nueva generación somos raros?" Fue una pregunta aplastante y que nos embarcó en una fantástica conversación en la que nos sumergimos hasta ver cómo nos estábamos dejando llevar por el futuro sin darnos cuenta de que el pasado tampoco hace tanto que está ahí.
Y es verdad. Hoy en día si alguien te ve sentado en un bar sencillamente porque te apetece tomar un café y quedarte prendado del techo, o de una mosca que pasa tranquilamente o nada más que por tu imaginación, pues corres el riesgo de ser catalogado como raro, bicho o, en última instancia, psicópata merecedor de una pronta denuncia a las autoridades cercanas. Recu…

DESINTOXICARSE...

Imagen
Hay momentos en tu vida en los que ves que te has rodeado de gente tóxica. Gente que, aunque te duela, debes de decirles adiós con todo el respeto posible y seguir adelante. Y no nos tenemos que sentir mal por ello, porque son pequeños lastres que nos impiden continuar. Hay que hacerlo y  yo lo voy haciendo aunque me duela, lo voy haciendo porque la inercia es amiga del dolor y la destrucción. 
Son cosas que vas aprendiendo a base de desilusiones, traiciones o, sencillamente, una energía que te echa para atrás. Esa gente es la que cuando te marchas habla a tus espaldas y lanza veneno por tu decisión. Un veneno que nada tiene que ver por tu partida y sí mucho por su ego, su amor propio, su orgullo. Es entonces cuando te das más cuenta de que te no te has equivocado y que debías marchar. Son esas pequeñas frases que de repente te asaltan y te dan la solución... Frases que tatúan tu mente y que piensas que esa conexión que tienes con universos paralelos te ha regalado:

Porque hay persona…