Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

AMOR INCONDICIONAL...

Imagen
El otro día estaba en el veterinario esperando para comprar unas cosas y asistí a otra pincelada de la crueldad y el poco interés que ciertas personas muestran por el reino animal. Una mujer cargada de joyas e insensibilidad hablaba con la veterinaria intentando explicarle que se había llevado a su madre a su casa, posiblemente algún chalet playero con vistas a la indolencia, y le era imposible encargarse de la perrita de unos 14 años que había dado su vida por aquella anciana sin demandar otra cosa que una caricia de vez en cuando. Hablaba y hablaba e intentaba explicar que ya era muy anciana (la perrita) y que su madre no se podía hacer cargo de ella. La única solución, una eutanasia rápida e incomprensible que la hiciese descansar de esa vida de la cual, el animal, no estaba cansado en absoluto. Yo la oía hablar y justificarse, mientras movía sus muñecas sonoras de pulseras y oros que intentaban distraer nuestra atención como si fuese un político enfrascado en recortes teñidos de …

CALLES DE MUSICA...

Imagen
Ayer recordé momentos de mi vida que parecen estar guardados en algún tipo de urna mágica. Son esos recuerdos que se niegan a salir y hablan entre ellos. Comparten momentos, se ríen de anécdotas, intercambian imágenes de mi infancia que preferirí borrar para siempre. Pero de vez en cuando, algún recuerdo se escapa por rendijas casi invisibles y caminan de puntillas hasta mi memoria. Supongo que a todos, de alguna manera, nos pasa lo mismo. Siempre me he preguntado por qué la época más feliz de nuestra vida, se supone, es la única que no recordamos. Esos primeros años de nuestra vida en los que somos amados, en los que nuestra única preocupación es decidir qué juguete destrozaremos ese día, en los que recibimos caricias y besos sin que nos pidan nada a cambio... Pues esos momentos son borrados por la vida y sepultados por todos los malos que interrumpen infancias que deberían estar llenas de sonrisas y amor. 
 Yo no recuerdo casi nada. Me he convencido de que mi primer recuerdo se…