HASTA SIEMPRE, MIRANDA...



TE QUIERO MIRANDA...

Ha llegado. El momento que tanto temí. El momento que menos deseo que pase en la vida. Ha llegado el momento en el que tengo que decir adiós a Miranda. Casi 13 años de absoluta complicidad y amor incondicional. 

Me mira. Me mira con esa pasión que  nunca nadie podrá transmitirme y se me parte el alma en millones de pedacitos que llevan su nombre y millones de recuerdos que nunca se irán de mi lado.

Y ahora mismo la oigo respirar tranquila. Duerme sin saber que en unos minutos dormirá para siempre y emprenderá un camino que desconozco. Un camino en el que yo no estaré a su lado. Un camino en el que puede que me mire desde la distancia y corra, por fin, pueda correr como hacía antes.

Miranda se va y, seguramente, cuando hayáis leído esto ya se habrá ido. No puedo dejar de llorar porque me rompo por todos los rincones de mi cuerpo. Es un dolor que solo conocen aquellos que han amado a un animal con un amor que supera límites. 

Y le tengo que dejar marchar. Como me dijeron ayer, es el acto de amor más grande que podemos hacer por alguien que queremos. Dejarle ir y que ya no haya más dolor.

Pero es tan triste... es tan triste. Ella me ha hecho mejor persona. Es un ángel que vino a enseñarme que todo se arregla con una mirada, con un suspiro de reconocimiento, con tocarte suavemente para que sientas que todo está bien. Ella me enseñó que se puede amar sin límite y no pedir absolutamente nada a cambio. El AMOR  de verdad. Ella me recibía cada día como si no me hubiese visto en años (aunque me hubiese ausentado cinco minutos).

Gracias Miranda por quererme, por enseñarme, por darme tanto...

Ahora escucho sus suaves ronquidos que me saben a mantras. Echaré tanto de menos oírlos por la noche. Despertarme y sentirte cerca... despertarme y saber que estás a mi lado.

Si tenéis un perro, un gato, una mascota... hacedme un favor, cogedla en brazos, abrazadla, decidle que le queréis, dadle las gracias por todo lo que os dan incondicionalmente y, sobre todo, aprovechad cada minuto que os regalan. Grabad en vuestra memoria todos los sonidos de su vida, esos que os acompañan día a día y que luego llenarán el volumen de su ausencia. Porque, aunque aún estás a mi lado, ya siento ese peso de tu ausencia Miranda y no puedo dejar de llorar... no puedo.

Te quiero mi niña. Te quiero con todo el amor que un humano puede darte y que jamás, jamás... se igualará al que has sido capaz de darme. 

Y tú que lees esto, si quieres, me encantaría que dejes un recuerdo escrito para mi niña Miranda. Un recuerdo que yo plasme en mi corazón y con el que Miranda se marche con esa bolsita de amor... y sé que suena tonto pero me encantaría que compartieseis esta despedida para que llegue muy lejos y muchas almas conozcan la mirada de Miranda y, si lo desean, le den una despedida bella y sincera...

Hasta siempre Miranda. Hasta siempre, porque te quiero más de lo que jamás creo que quiera a nadie...

Comentarios

  1. No sé qué decir. Sé que es amor absoluto y que ninguna persona podría darlo de igual manera. Lo lamento mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sentir. La pena es absoluta y costará que desaparezca....

      Eliminar
  2. Te he leído y me he sentido muy identificado. Tanto,q incluso he llegado a emocionarme. No puede uno compartir la vida con ellos sin sentir que cuando se van nos dejan un gran vacío. Mucho ánimo.

    Hasta siempre, Miranda.

    Dani M.

    ResponderEliminar
  3. Te he leído y me he sentido muy identificado. Tanto,q incluso he llegado a emocionarme. No puede uno compartir la vida con ellos sin sentir que cuando se van nos dejan un gran vacío. Mucho ánimo.

    Hasta siempre, Miranda.

    Dani M.

    ResponderEliminar
  4. Se me parte el corazón leyendo tu despedida, y recuerdo el dolor tan grande q sentí al dejar marchar a mi pequeña con 16 años compartidos y recibiendo su amor incondicional,se durmió con nuestras caricias y nuestras lágrimas, comparto y entiendo tu dolor , nos queda lo vivido y un ángel mas de cuatro patas y un amor inmenso, descansa en paz pequeña Miranda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor es inmenso. Es un amor incondicional que recibes día a día y que de repente es un peso que coge volumen a cada segundo que pasa sin ella. Muchas gracias por tus palabras...

      Eliminar
  5. Nada que pueda decirte va a consolarte. Nada va a hacer que sufras menos. Solo el tiempo, según vaya pasando, pero, aún así, siempre la recordarás con una sensación de tristeza y alegría que te acompañará para siempre.

    Por mi vida han pasado dos ángeles perras y cinco ángeles gatas y cada despedida se llevó un trocito de mi alma.

    Nunca nadie ocupó el lugar que cada uno de los que de fueron tiene en mi corazón.

    Ahora tengo una perrilla y tres gatos, pero recuerdo cada momento de alegría que me dieron los que de fueron, sus caritas, sus miradas, mil momentos de mi vida que compartimos juntos y jamás olvidaré el día que les tuve que ayudar a marchar.

    Javier, la pérdida de Miranda es un duelo que tienes que pasar tú solo.
    Los que te apreciamos y hemos pasado por un trance similar sabemos lo que duele, pero no se puede hacer nada.

    Los que te seguimos sabemos que Miranda era maravillosa. Te he leído tantas veces hablando de ella, de vuestros paseos, vuestras confidencias...
    Hemos visto tantas fotos de su carita, que parecía un poco nuestra.
    Sus ojazos  tiernos, con esa mirada sabia de quien entiende todo lo que de verdad importa y que da un amor limpio e incondicional.

    Cuando leí ayer que se iba me puse a llorar, igual que estoy haciendo ahora. Lloro por ella, pero sobre todo lloro por ti, porque se la soledad en la que nos dejan.

    Preciosa Miranda, descansa, corre y se feliz en ese "cielo de los animales" donde creo que están todos los ángeles que ya se fueron. No se si ese cielo existe, pero a mi me reconforta pensar que si.

    Disculpa la extensión de mi escrito. Te mando un abrazo muy fuerte que, ojala, te ayudara con tu pena.

    Preciosa Miranda, un poquito de tu esencia también ha quedado en mi corazón.

    Javier, un beso y ánimo, en lo posible.
    Elia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elia por tus palabras. El dolor es algo que llevo ahora a cada segundo de mi vida. Su vacío tiene peso y echo de menos esa mirada que me mostraba amor a cada momento... Gracias de nuevo...

      Eliminar
  6. Me has hecho llorar, yo perdí a mis dos mejores amigos en julio, solo con una diferencia de tiempo entre ellos de 15 días, se murió mi Potter con 14 años en mis brazos y a los 15 días mi Queen me dejó también, realmente se dejo llevar, creo que murió de pena al perder a su compañero del alma, de paseos, de travesuras y de juegos, nunca he visto y creo que no veré en unos humanos tanto amor como estos perritos se tenían.

    Entiendo perfectamente como te tienes que sentir, si te sirve de algo, llevatela en tu corazón y comparte tus vivencias con ella con todos tus amigos, no te la devolverá pero te sentirás mejor.

    Ella te dio todo su amor sin esperar nada a cambio y me parece que tu tienes que tener un corazón muy grande y ser muy buena persona pensando que compartiendo tu escrito ella recibirá una caricia,

    Mi caricia para Miranda ya la tiene.

    Un abrazo muy grande amigo.

    Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Felipe y gracias por la caricia. Allí donde esté seguro que la recibe... otro abrazo muy grande.

      Eliminar
  7. Cómo leer esto sin llorar a moco tendido!! El sábado 12 de mayo tuve que dejar marchar a Luna, estuvo con nosotros 12 maravillosos años y aunque los últimos 2 ya no estaba bien, han sido magnificos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho lo de Luna. Se fue el mismo día que Miranda. Quizás estén jugando ahora mismo y mirándonos desde la distancia. Te mando un abrazo muy grande...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LO QUE VIENE SIENDO REPARTIR "HOSTIAS"...

FELIZ DÍA DEL AMOR...