HOY ME HE LEVANTADO "DE USTED"




Sabéis que siempre estoy dándole vueltas al tema de la felicidad, quizás porque nos la recuerdan a todas horas como quien te agobia con que te tomes el zumo de naranja porque se le van las vitaminas y te lanzas aterrorizado, mientras imaginas las mágicas notas de salud evaporándose hacia un limbo del que nunca regresarán. Día tras día me recuerdan que sea feliz, que sonría, que si no lo hago la vida se va a enfadar conmigo y lo pagaré caro. Entonces me agobio si no tengo ganas de estar feliz y al final me duele la cabeza. Y abro facebook y salen unicornios que llenan mi habitación, escenarios idílicos que quizás nunca visite y pienso en lo feliz que es el mundo.... Antes de nada... no me malinterpretéis... que espero que ya conozcáis como funciona mi mente, que me pongo a pensar y  me quedo solo. Que creo en la libertad de expresión, que cada uno debe de hacer lo que en ese momento le parezca bien y le ayude a sobrellevar su vida y su día a día. Que yo soy feliz en muchos aspectos de mi vida y los otros intento comprenderlos y abrazarlos, porque son los que más cariño necesitan. Porque es como los hijos que no se sienten queridos... esos son los que requieren más atención, ¿no? Igual debería ser lo mismo con lo malo de nuestra vida... y esto me lo planteo así, ahora, porque sí... igual el que nos jactemos tanto de lo bien que estamos hace que aquello malo se sienta peor y se vuelva rencoroso. Vale, sí... me voy un poco... pero no sé porque pero creo que hay algo de razón en lo que estoy medio descubriendo... pensemos...  Por ejemplo, me levanto... y digo: "Me siento tan bien... voy a poner en las redes sociales todo lo que hago menos cuando voy al baño... qué demonios... cuando voy al baño también, porque gracias a Arguiñano y el anuncio he regulado mi transito y eso es digno de compartir",  así que me hago fotos, les pongo filtros (no sea que se vea la realidad y no estamos para tonterías), imprescindible estar sonriendo que sino no vale; etiqueto a todas las personas del mundo que quiero que vean lo feliz que soy y si no le dan "me gusta" vamos a tener un serio problema. Continúo con mi día. Es necesario que ponga cosas inteligente y divertidas. ¡Dios! Qué cansado es ser brillante. Sobre todo tengo que poner la palabra "Feliz" o "Muy  Feliz" un mínimo de 10 veces. ¡Canciones!! Que no se me olviden canciones de esas que traen la lágrima y si encuentro alguna foto de niños enfermos, alguna camada de veinte cachorritos que serán sacrificados si no llamamos a la tal Mónica cuyo teléfono NO existe (y os lo digo porque yo llamé para comprobarlo) y política... mucha política... Que se fastidien todos... Aunque si hoy estoy feliz... igual esto debería de pasarlo por alto... Me duelen los ojos... pero me duelen de felicidad... uy... si casi es de noche... se me ha pasado el día y casi ni lo he aprovechado... Me cachis...  y... ¿ahora?..."

Vale... he exagerado un poco... lo sé... no hace falta que me lo recalquéis.. pero algo, sólo algo de verdad puede que se encuentre en las palabras. Es que hoy me he levantado de "usted". Si... es de esos días en los que vayas donde vayas te tratan así... nada de "tú", por más cremas que te pongas y por más que te digan que no aparentas tu edad... No... entras a un sitio y te dicen "¿Qué le pongo?"... y ya lo dije una vez... mi queridísima juventud... sé que para todos ustedes/vosotros es una muestra de respeto pero para nosotros/algunos es una patada en todas nuestras vergüenzas desvergonzadas... Y así... es que no hay quien pueda ser feliz y ponerlo en Facebook... 

Espero que notéis el tono de chunga irónica aragonesa con tintes anglosajones y una pizca neoyorquinos... Ayer... hice una prueba en facebook en mi página, puse una pregunta sobre la felicidad que inunda las redes sociales y me encantó cómo esa gente que me sigue y que (sinceramente) soy yo a la que sigo porque busco sus miradas, se volcó con sus comentarios tan acertados, sus emociones, sus sentimientos... Me fascinó...

Y es que la felicidad está ahí... de la mano de la tristeza... Y retomando lo que dije al principio, la tristeza es esa hermana o hermano pequeño gruñón, mal estudiante, oscuro, descarriado, ese que erróneamente se deja de lado porque creemos que no tiene solución...  Porque igual si tomásemos en cuenta a la tristeza esta se daría por aludida y se marcharía haciéndonos ver lo que vale la felicidad. Como cuando de joven me ponía canciones de Joe Cocker una y otra vez para regocijarme en mis lágrimas y luego me iba tan fresco como una rosa y  con unos ojos preciosos. 

Lo dicho... esto son pensamientos sin sentido... Vuelvo a decir que  ¡Viva la libertad de expresión! Que cada uno, mientras no lo use para herir, utilice las redes para animar su día, para alentarse, para sentir... pero... a lo mejor, sólo a lo mejor... puede que haya dicho algo de verdad en todo lo que he desvariado hoy...

Comentarios

  1. Con sonrisa que te queda genial, siempre siendo tú mismo, con o sin filtros, con tu esencia... me encanta

    ResponderEliminar
  2. dearest hado¡¡¡¡ya sabes que adoro tu forma de interpretar la realidad¡¡¡ besos hadados

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HASTA SIEMPRE, MIRANDA...

EL LIBRO MAGICO...

SIN NOTICIAS DE MIS SUEÑOS...