CREER EN LOS SUEÑOS...



Si podéis, escuchad la canción que pongo al principio mientras me leéis. Sentid toda su potencia, toda su magia...
Acabo de ver "La La Land" y mis dedos chorrean palabras. No me puedo ir a la cama sin dejar estos pensamientos que quizás se olviden y no hayan ojos que los acaricien. Dejemos de lado premios merecidos o no, dejemos de lado listones puestos altos... dejemos todo eso y quedémonos con las sensaciones. He de decir que la película me ha fascinado. Pero no una fascinación que habla de puesta en escena, canciones perfectamente elegidas o decorados que me llevaban a aquellos americanos en París... no es esa fascinación aunque también me ha visitado. No. Hablo de esas miradas, esos silencios cargados de música. Ese grito por un sueño y esa sensación que se ha quedado conmigo hasta que han terminado los créditos finales. Me he quedado solo en aquella sala cargada de silencio y tan sólo me venia a la mente una idea "el amor duele" aunque lo maquillemos con sonrisas. Me he quedado bañado en lágrimas esperando que la pantalla se quedase en negro, adormecido por la suave voz de Emma Stone que me decía que ya podía irme.
"La la land" me ha hablado de sueños y, sobre todo, pelear por ellos. Me he sentido identificado casi desde la primera escena. Me ha venido el niño que he sido siempre que imaginaba la vida como en un musical para alegrar toda la tristeza que le rodeaba. He llorado y he sonreído. Pero me ha mecido esa melancolía que se reflejaba en las miradas de los protagonistas. Una mirada que hablaba de ese amor, ese amor que duele.
Os doy un consejo, si aún no la habéis visto, id a verla pero id acompañados, acompañadas. Me quedo con esa triste sensación de la sala vacía y no poder mirar a mi lado y transmitir aquello que estaba sintiendo. Lágrimas que se han camuflado en mi piel y en falsos bostezos. Id con alguien que améis, queráis o conozcáis. Tan sólo para que al final vuestras miradas comprendan lo que acabáis de ver.
No será ni la mejor ni la peor película pero a mi me ha llamado, me ha retratado, me ha transportado a esas estrellas por las que una vez volé, huí, bailé...
Ahora tengo una copa de vino con la que necesitaba brindar por mi, por vosotros, por vosotras... Por esos amores que aún existen, que quizás no duren o quizás se mantengan toda la vida. Brindo por los sueños y por la esperanza.
Sin embargo ahora mismo... en el silencio de mi casa... siento una soledad distinta, una soledad que me habla de muchas cosas y puede que esta noche brinde con ella y la escuche de una vez...
Y me quedo con esta canción que me ha marcado, que me ha definido, que me ha hecho llorar... porque yo soy uno de esos locos... escuchadla y sentid...
Felices sueños.. Feliz vida...

Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA SIEMPRE, MIRANDA...

FELIZ DÍA DEL AMOR...

JAVIER BUSCA PROFESORA DE YOGA...