¿QUÉ QUIERES QUE TE ESCRIBA?



Esta es la pregunta que se me ocurrió ayer hacer en mi página de facebook y tuve muchas respuestas que me llenaron el alma. Porque al final eso es lo que deseo, saber lo que queréis que os escriba. Porque los que hilamos palabras, los que juntamos sueños, estamos ahí para vosotras y vosotros. De alguna manera tenemos esa labor y somos un vínculo con vuestros anhelos... Y la pregunta surgió sin miedo, sin ni siquiera pensarlo... como si estuviese delante de ti... porque cada uno de mis escritos va dirigido a ti... en primera persona de singular.Y decidí preguntártelo: ¿Qué quieres que te escriba? Y me contestaste. Me contestasteis. Porque para mi siempre ha sido una forma de arreglar mis bloqueos, de dar respuesta a esas dudas más profundas que me cuesta sacar a flote... siempre ha sido la mejor manera de hablar conmigo mismo de tú a tú sin miedos, sin mentiras, sin medias tintas... Así que lo dije, os lo dije, te lo dije... ¿qué quieres que te escriba?

Porque hay un camino en nuestra vida, un camino que todos debemos encontrar y tan sólo hay que mirar nuestros pasos, porque ese camino quizás llevemos tiempo recorriéndolo. Porque ese camino seguramente hace mucho que lo tenemos ante nosotros, porque ese camino es posible que sea el adecuado aunque lo rechacemos. Yo cada vez que lo miro, veo unas zapatillas rojas, unas zapatillas que me animan a seguir. Esas zapatillas rojas me llevan al mundo de Oz, un mundo en el que hay un mago que me enseña palabras, un mago que me habla de vuestros deseos y vuestras penas... 

Puede que esto sea un experimento, un experimento que viene del alma, pero creo que tengo que hacerlo... porque las palabras son poderosas, las palabras enamoran, entristecen, te refuerzan, apasionan, alegran, traumatizan, duelen, alientan, hunden, sanan... sin las palabras no seríamos nada, tan sólo un mundo vacío de sentimientos en el que, quizás, aprenderíamos a comunicarnos con miradas, con signos... y no hablo de palabras habladas... porque hablo de palabras escritas, hablo del tesoro de nuestro lenguaje, de cualquier lenguaje... de ese que también nos empeñamos en destrozar sin ningún tipo de remordimiento... pero ese es otro tema que no quiero tratar ahora... no es el momento...

¿Qué quieres que te escriba? ¿Sobre el amor? ¿Sobre la vida? ¿Sobre la muerte? Ayer en la página de facebook me dijisteis que escribiese sobre ese amor que no puede ser, sobre la muerte y la vida, sobre cómo empece a escribir, sobre mis vivencias, sobre vuestra propia vida... la verdad es que me apetece mucho poner palabras a vuestros sentimientos, porque quizás necesitéis que alguien lo haga... porque puede que necesitéis unas líneas para cerrar algunas puertas que permanecen abiertas o abrir algunas que llevan demasiado tiempo cerradas. 

Y también os voy a dar un consejo, si me lo permitís. Si no queréis decirme que lo escriba, ¿por qué no lo hacéis vosotros... vosotras? ¿Por qué no lo haces tú? Hazme caso. Siéntate en un sitio tranquilo en tu casa o vete a una cafetería que te guste. A mi, en particular, me gusta ir a las cafeterías. Me siento bien allí, rodeado de vida. No me importa que haya gente, que haya ruido, porque esa es la vida que me inspira, porque el silencio es silencio y el silencio no me trae nada y a veces me trae todo. Depende del día. Pero hazme caso, hacedme caso, si queréis, si quieres. Elige tu sitio y coge un papel, lápiz o boli... o el ordenador. Y escribe, sin pensar. Empieza por "No sé ni lo que quiero escribir... " o... "Me llamo...", porque no vas a escribir una historia... o sí... depende de ti... hay veces que necesitas escribirle una carta a alguien que no está... te aconsejo que lo hagas. Hay personas que se han ido de nuestras vidas (madres, padres, hermanos...) y a los que no hemos podido decirles lo que nos gustaría... a veces es un simple te quiero... o un "perdóname"...  aunque no os deis cuenta ese sentimiento se queda en vuestro interior sin que lo sepáis y son puertas que necesitan ser abiertas o cerradas... depende como queráis verlo... y escribirlo ayuda... ayuda mucho. Así que si me lo permitís... (si me lo permites)... escríbelo...  Empieza por "Hola papá.... Hola mamá.... Hola abuela..." o quien sea... y déjate ir... no te preocupes de las comas, de los acentos, de las faltas de ortografías... Nadie os va a poner una nota. Estás hablando con tu alma y la estás sanando. Puede que las lágrimas os hagan parar, esas lágrimas tanto tiempo retenidas... pero os harán bien, porque necesitabais hacerlo...  Y cuando acabéis podéis volver a leerlo...  digerirlo, sentirlo... porque lo habéis escrito vosotros, vosotras... desde lo más profundo de vuestro corazón... y algo habrá cambiado y notaréis el poder de las palabras.... Hacedme caso... de verdad...

Mientras tanto... yo te lo pregunto: ¿Qué quieres que te escriba?. Si te apetece, entra en mi página web: www.javierespinosa.es  y en la sección "contacto" mándame un mensaje y dime lo que te apetece... O si ya me sigues en facebook, dime lo que quieres... y lo escribiré... y los que ya me lo habéis dicho, no os preocupéis, empezaré en la siguiente entrada...

Porque mis dedos están tatuados de palabras y es lo único que quiero hacer.... Es lo único que sé hacer... Es mi destino y las zapatillas rojas ya saben qué camino elegir...

Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA SIEMPRE, MIRANDA...

FELIZ DÍA DEL AMOR...

JAVIER BUSCA PROFESORA DE YOGA...