LO QUE SIGUE PUEDE HERIR TU SENSIBILIDAD...




Ya te he avisado... lo que voy a escribir puede herir tu sensibilidad y no es que esté enfadado. No. No va de eso. Estoy bien y no vengo a desahogarme de políticos, ni recortes, ni maltratos animales, porque ya lo he hecho antes y lo haré mañana o pasado o al otro. Todo viene porque como ya sabéis soy un espía de la sociedad, un espía de vosotros y vosotras. Voy escuchando vuestras conversaciones por la calle porque me acostumbré en la infancia para protegerme del mundo, para protegerme del acoso, para protegerme de aquello que aún no se llamaba bullying  pero que se llenaba de piedras e insultos.  Así que voy escuchando porque también es lo que hacemos los escritores, siempre al acecho, esperando la historia, agarrando cabos sueltos, reconociendo recuerdos... y de repente he escuchado una muchacha sentada con un chico en una terraza que le dice con toda la ira de su enfado:

-¡Y que le den por el culo!!

Y se queda tan ancha y yo, claro, voy y pienso. Pienso en esas cosas que se dicen despectivamente. Aviso nuevamente... todo esto puede que hiera la sensibilidad del lector o la lectora. Pienso en todas esas cosas que se ha decidido que se dicen para herir... como cuando vas y a uno le dicen "no me seas maricón" para indicar que no muestre sentimientos o intente ser más viril... y a lo largo del día escuchas muchas frases que enmascaran una homofobia positiva (¿la llamamos así?) que nadie va a reconocer por más pruebas que le pongas delante. Porque no... porque dicen que tienen muchos amigos gays, porque se lleva mucho tener amigos gays y, ademas, ven mucho Telecinco...  Y me vienen a la mente frases como:

-Pues Pepito es gay pero es muy majo...

Y lanzamos la bomba con ese "es muy majo" sin más... sin darnos cuenta de que estamos ocultando que quizás lo normal es que por ser gay no debería ser majo... O  -todo esto lo he vivido  yo-, cuando dices que alguien te parece gay, van y te dicen escandalizados:

-Pero,  ¿qué dices?????

Con un "¿qué dices????" con muchos signos de interrogación como si le hubieses dicho que crees que la persona en cuestión tiene ladillas o el ébola...  Hay veces que escuchas cosas aplastantes... (sigo diciendo que las he vivido yo)... Que cuando opinas que alguien te parece homosexual, te contestan:

-Que va... al contrario...  a mi me parece muy majo...

Y eso te cae como un jarro de agua fría. Antes de nada no quiero que nadie se de por aludid@. Utilizo esta situación porque ocurre y ocurre mucho. Porque muchas personas viven en su mundo de normalidad impuesta y no se dan cuenta de lo que hemos vivido y viven aquellos que han sido lanzados a ese mundo de incógnitas y miedos...   Esa gente a la que le queda mucho por aprender y que no empatiza lo suficiente... porque es verdad que los heridos tenemos muchas heridas y nos cargamos de susceptibilidades que nos saben de razones... Es verdad que a veces nuestra vehemencia se impone sobre la razón y el dolor aflora sin más... Es verdad.  Pero aún escuchas las risas cuando alguien denomina que menganito es "de la otra acera" o que un padre le diga a una madre "no le hagas tan sensible a ver si el niño nos va a salir maricón" (si supieseis qué persona conocidísima me contaron que  dijo esta última frase os quedaríais de piedra)...  

Y mientras tanto la muchacha de esta mañana dice a grito pelado que al tipo en cuestión vayan y "le den por el culo"... y me pregunto si ella practicará eso con su novio o novia cuando cierren la puerta de su habitación...  Vale, que son frases hechas... pero las frases hechas se pueden deshacer, igual que se van deshaciendo todas esas que les convienen a la sociedad y que han ido condenando a tuiteros y demás. 

Y no voy a entrar en la igualdad ni en la desigualdad, porque no es el momento... porque ahora mismo ya sabréis lo que opino y si no lo sabéis entonces volved a leer esta entrada. Lo que me gustaría es que si en algún momento habláis de un gay y ponéis una coletilla tipo "pero es muy majo"... o mandáis a alguien a "tomar por culo" (porque suponéis que eso es un castigo.... ¿lo habéis probado?)... o cuando alguien opine que alguien es homosexual y pongáis el grito en el cielo como si os dijesen que le van a cortar las dos piernas...  pues pensad un poco  que puede, sólo puede que no tengáis tan asumida esa aceptación... que estéis dentro de esa discriminación positiva y hay que trabajar un poquito más... 

Probablemente alguno o alguna de los que me estaréis leyendo pensaréis que no, que me he pasado, que no tengo razón y creo que estaréis dentro de ese grupito final, ese que necesita un poco de trabajo, porque hay veces en los que tenemos espejos delante, espejos que nos reflejan sin que veamos el verdadero reflejo...  y que de alguna manera, las nuevas generaciones deberían de crecer amparados bajo la tolerancia... saber que el amor no tiene sexo, color, raza... que los sentimiento son eso, sentimientos... nada más... Que un padre y una madre puedes ser dos padres o dos madres... o sólo un padre o sólo una madre... Que nadie es quién para decidir sobre los demás, porque antes deberíamos arreglar nuestra propia vida, porque tenemos esa ancestral manía de preocuparnos del espejo, de aquellos reflejos y carencias que vemos en los demás y que son aquellas a las que nos negamos a enfrentarnos... Es nuestra cobardía y la cobardía es muy osada y a menudo violenta.

Hace unas semanas un padre iba con su hijo de unos siete u ocho años por la calle y escuché que el niño le preguntaba al padre si pasaba algo si le daba un beso a un niño. El padre escandalizado le dijo que jamás hiciese eso, que era un pecado. Que sólo podría besar a una niña. Y con eso ponía la primera losa de la intolerancia en ese niño. Al igual que las profesoras que a las niñas le dan cromos de Hello Kitty  y de fútbol a los niños (yo lo he visto). O los señores que increpan a abuelas porque dejan a sus nietos llevar un carrito de muñecas rosa por la calle y le dicen cosas como:

-¡Qué vergüenza! Dejar que un niño lleve un carrito rosa por la calle...

Y esto le pasó a una amiga mía por la calle... Y esa intolerancia sigue... y seguimos poniendo losas. Y a veces pienso que se aceptan gays de diseño que salgan en la tele y queden bien si les invitas a comer en casa porque son famosos, pero el del quinto que es muy amanerado y todos le tiran piedras en la calle... pues ese no, porque dicen que es un "maricón" y lo mejor que puede hacer es "irse a tomar por culo"... y entonces ¿qué somos?...  ¿hipócritas?

Pensad un poco...  y mientras pensáis intentemos que nuestros hijos sean tolerantes y no dejen de lado a ese que ya no será el "mariquita" de la clase, ni a la "gordita", ni al "gafotas", ni al "empollón", ni al "moro", o al "negro".... Dejemos que nuestros niños sean tolerantes y crezcan en libertad... que no repitan errores y odios... Que no manden a "tomar por culo", que no usen "maricón" como insulto y que "la otra acera" sea el sitio donde tienen el cine...  Igual, entonces... habremos dado un paso adelante... Y os lo dice el que fue el "mariquita" del colegio durante muchisimos años...

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HASTA SIEMPRE, MIRANDA...

LO QUE VIENE SIENDO REPARTIR "HOSTIAS"...

FELIZ DÍA DEL AMOR...