¿QUÉ TE PASA, JAVIER?





Escuchas esa pregunta y te lo preguntas a ti mismo. ¿Qué te pasa, Javier? Y piensas si te pasa algo y piensas cuando es el momento en el que no te pasa nada. Porque siempre pasa algo, ¿no creéis? A veces son cosas buenas, otras malas, otras regulares... siempre pasa algo... Pero ahora me pasa la vida azul...  Me ha llegado...  

-¿Qué dices? Pobre... tenía que pasar... se le ha ido la cabeza...

Y me viene a la mente "Dime Que No Estoy Dormido", mi penúltima novela y el momento en el que la madre de Nicolás pierde la cabeza y él se la imagina tan sólo con el cuello, caminando a ciegas por el mundo, con dos bocas en las manos para comunicarse con la gente...  Me viene  a le mente ese libro... ese libro que poca gente habrá entendido y entre ellos,  bueno... ellas, dos hermanas que fueron mis vecinas hace muchos años y que me he encontrado esta mañana... Siempre que las veo me da un vuelco el alma, porque son especiales, me traen esos buenos recuerdos del pasado, esos con puertas de colores, puertas sin llave, puertas con sonrisas... Pues las he visto y me han comentado:

-Javier... leímos "Dime Que No Estoy Dormido"...y....

(silencio...)

Yo me río... y termino la frase...

-... no habéis entendido nada...

Y se ríen conmigo... Porque es así... porque yo sabía que era un libro complicado, un libro cargado de enigmas, como mi vida, un libro que hay que masticar, analizar, sentir... y el que no lo hubiesen entendido no les hacía ignorantes, en absoluto, les hacía más adorables aún, les hacía dignas de esas páginas, porque habían sentido lo que es la vida... lo que es cada uno de lo los momentos que nos vienen de repente y nos pasan sin sentido pero que cuando menos pensamos toman significado... Porque cuando han empezado a hablar del libro conmigo se han dado cuenta de que lo habían comprendido... de que desde el principio supieron de qué iba... que ese no comprender le daba el significado que le faltaba... y esa es su magia... Una de ellas incluso se lo leyó dos veces... porque dentro de ella misma le quedaba un resquicio de necesidad y no lo sabía, lo sabía...  Ha sido un reencuentro bello.. un reencuentro en el que siento que "Dime Que No Estoy Dormido" aún sigue plantando semillas extrañas en la gente y les da claves que explotan de repente sin que sepan que las tienen... esa es su magia... 

¿Qué te pasa, Javier? .... No me pasa nada y me pasa todo... Siento como que la vida continúa lenta... y en esa lentitud se vuelve rápida. Siento que hay cada día más puertas y que necesito hablar de ellas, que las conozcáis y que queda mucho de que hablar, pero también es necesario dejar que ciertas personas continúen su camino... Siento que puedo volar, me visto de azul y de nuevo todo se llena de enigmas, pero no hay tristeza o quizás si... 

Buscad aquello que se ha perdido... porque tenéis el tiempo justo para encontrarlo... el tiempo que dura una vida... Buscad entre las arrugas de vuestra memoria y quizás sintáis eso que ya no son enigmas... 

Y ahora decidme... ¿qué os pasa...?

Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA SIEMPRE, MIRANDA...

LO QUE VIENE SIENDO REPARTIR "HOSTIAS"...

FELIZ DÍA DEL AMOR...