DE VEZ EN CUANDO HAY QUE RECLAMAR TU HUMILDE EGO...



Hace tiempo que tengo ganas de escribir esta entrada. Antes de nada quiero dejar claro de que no tengo intención de herir a nadie, lo digo de corazón, son sensaciones mías, cosas que quiero expulsar desde que estoy en este mundo del espectáculo, en el que cada cual pelea por su día a día, en el que cada uno pelea por que su arte sobreviva compartiendo sueños, ilusiones y, en ocasiones, falsas sonrisas.

Todo ha venido gracias a la fantástica entrada que han publicado los guionistas de "Ocho apellidos Vascos" en la que apuntan el que en los Goya nadie se haya acordado de ellos a la hora de agradecer todos los premios que han recibido. Y es que es así. Y no hay más. Al final os pondré el link por si queréis visitar lo que han escrito porque, de verdad, no tiene desperdicio.

A lo que voy. Hace un tiempo leí en twitter el comentario de un muchacho que decía algo sobre Fernando Tejero en "La Que Se Avecina". Era sobre una frase en una escena. En un momento determinado, cuando aparece por primera vez en la serie, Fernando (mejor dicho, su personaje), mira a toda la gente y dice algo así como: "¿Por qué me suena aquí todo el mundo?". Bueno, pues el muchacho de twitter ensalzó a Fernando repitiendo la frase y apuntando... "Qué grande Tejero..." Antes de nada... que quede claro que Fernando es un profesional como la copa de un pino, que no pongo en duda su arte y que no es el tema... pero lo que la frase del tuitero me transmitió es lo que, estoy seguro, mucha gente aún piensa... y es que los actores escriben las frases y son cosa suya. Vale, vale... "Estás diciendo una barbaridad, Javier... " Un momento... He de decir, para que toda la Asociación de actores y actrices de España no se me eche encima, que sin ellos y ellas tampoco seríamos nada y que es verdad que nos nutren con sus improvisaciones... que muchos y muchas tienen su espíritu guionista y nos regalan perlas que enriquecen cualquier escrito... que no se me olvide destacar eso, porque también es una verdad como una casa... que cuando escribo tengo en mente a mis musas, las veo y escribo para ellas y sin ellas, quizás no escribiría como escribo y lo digo desde ese "ego humilde" que defiendo y que pocos creo que lleguen a entender... Vosotros y vosotras los que me leéis sé que estáis dentro de este pequeño mundo que es el mío y valoráis lo que hacemos, pero un amplio grupo, y pondría la mano en el fuego, ni siquiera se lo plantea... y se deja ir... y piensa que lo que dicen los actores y actrices es cosa de ellos (repito, no toméis esto al pie de la letra y no me lancéis a los perros)... Veamos... no digo que esté mal... al final todo es un espectáculo, un conjunto de luces, sonido, productores, directores y decenas y decenas de profesionales que se juntan para llegar a un fin en el que los únicos que dan la cara son los actores y actrices... eso está claro.... sin todo el conjunto, el fin no es posible. Eso no lo olvidemos. Pero si vamos al principio, al principio de todo... somos la tierra sobre la que se construirá esa estructura.... ¿no? Ahora podéis ir más allá y decir que en los Goya habría que agradecer uno a uno a los componentes del equipo de la película y ya rizamos el rizo... pero creo que entendéis lo que quiero decir... porque hace daño... de alguna manera hace daño... y entiendo a los guionistas de "Ocho apellidos Vascos" y los apoyo completamente. Ni siquiera los invitaron a la ceremonia... (era preferible invitar a Massiel con su moddelazo para crear miles de tuits sobre su vestuario, entre ellos varios míos, para qué engañarnos...) Entonces yo creo que es trabajo de aquellos que están arriba, el recordar que todo empezó en un terreno fértil... que hay un grupillo de gente que se reunió y parió una historia en la que empezó todo... que fueron tres, dos, uno... creo que si el padre de la criatura no le reconoce el mérito a los hijos... esos hijos empezarán a sentirse mal.. empezarán a sentirse poco valorados... y se independizarán.... aunque también pienso que hay muchos hijos que viven con sus padres porque les viene bien el dinero que les dan sin plantearse más... pero eso es cosa de educaciones y tal...

Nosotros, los soñadores, inventamos historias y no es tan fácil como muchos piensan... Es un trabajo a menudo agotador y la mayoría de las veces gratificante. Pero cuando, de repente, pides que te tomen en cuenta, te vienen con el "ego"... y se quedan tan tranquilos. Alguno es más intrépido y le da algún toque con la palabra "vanidad" y espera alguna palmadita en la espalda y risas enlatadas. Y tú piensas si tendrán razón... si te tienes que callar la boca, porque ellos saben mucho de esto, porque tú tan sólo escribes, tan sólo eres la tierra, una tierra que puede que un día se quede seca y se vayan a buscar otra... que te dejen en barbecho... porque como tierra que eres un día te cuidan mucho pero otro se dan la vuelta y te dejan llena de arbustos y expuestos a las inclemencias de la más absoluta soledad... y lo llaman ego... quizás porque sus egos están ya repletitos y sus vanidades están alimentadas día a día sin ellos mismos saberlo... Y tú, tierra fértil y soñadora, vienes a pedir un pellizco de esas ramas y te nombran el "ego" así como de chiste, como haciéndote sentir mal y te sientes fatal y te apartas... y sigues escribiendo... y un buen día la gente mira un actor excepcional decir una brillante frase y ni siquiera se plantean que fue escrita por un muchacho o muchacha una noche sin glamour, sin ego, sin vanidad...

Y no vengo a pedir nada... y lo pido todo... sencillamente que cuando miréis una serie de televisión, una película, una obra de teatro... sepáis que hay una manos y una ilusión que puso todo su corazón en ella día a día, noche a noche... igual que cuando miráis un cuadro imagináis la mano con el pincel, o cuando leéis un libro representáis al escritor en su silla.... hay mucho más... un ego humilde... una vanidad infantil que no hace daño... una tierra de la que parten todas las ramas que componen una obra maravillosa y todas esas hacen un árbol maravilloso... todas... no olvidemos... 

Y vuelvo a decir que esto no es un ataque... es sólo que mi humilde ego a veces llora de vanidad...

Os pongo la entrada de los guionistas de "Ocho apellidos Vascos" por si queréis echarle un vistazo:



Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA SIEMPRE, MIRANDA...

FELIZ DÍA DEL AMOR...

JAVIER BUSCA PROFESORA DE YOGA...