FLUIR



Curiosa y bella palabra. Aunque creo que no siempre la entendemos. A mi, sinceramente me ha costado bastante. Siempre he sido de los que he dejado las cosas para el último momento. De los que nunca he terminado lo que he empezado. Lo he querido hacer todo, pero no he tenido las ganas de completarlo. Supongo que sería una búsqueda desesperada de un fin, ese "para qué estoy en este mundo..." y que ya no es una pregunta sino una súplica. Recuerdo que de pequeño (y no tan pequeño) compraba todos los fascículos que anunciaban a gritos en la televisión.  Primero porque siempre traían utilísimos regalos como enormes ficheros para coleccionar las redundantes fichas, o las primeras piezas para construir un rascacielos de 120 pisos o pinturas al óleo para recrear la Capilla Sixtina en el techo de tu habitación. Todo me parecía perfecto. Sería veterinario, arquitecto o pintor. Daba igual. Me ocurría lo mismo con las series de televisión. Si veía una de camioneros, quería ser camionero, si era de abogados, abogado para toda la vida, si el tema era de un padre con ocho hijos americano, pues ¿que mejor que irse a vivir a América y tener ocho hijos insoportables y vivir ese sueño hablando en inglés? El caso era buscarme a mi mismo sin ser yo mismo. Y nadie me habló nunca de lo de "fluir". Y la verdad es que hubiese sido muy fácil. "Déjate fluir" Pero por aquel entonces si alguien me hubiese dicho eso, quizás me hubiese hecho pis y ¡hala! otro trauma a las espaldas... y también os diré que fui de los que me hice pis en la cama hasta tardía edad, de los que me levanté sonámbulo buscando esas carencias afectivas que luego he leído en ese internet que todo lo sabe y de los que se abrió la cabeza tantas veces que me recuerdo siempre con un algodón enorme en dicha cabeza corriendo a casa y con más puntos en ella que el futuro álbum de mi madre de Sabeco. Hace poco, mi tía me dijo que no conoció a un niño que se abriera tanto la cabeza y pienso que a lo mejor yo buscaba algo dentro de ella... quizás había alguna idea o puede que fuese la única manera de encontrar para lo que había venido a este mundo.... Os reconozco que de esa manera no lo encontré...

Pero con el tiempo... mucho, mucho tiempo después... me hablaron de fluir... "déjate fluir" y es verdad...  Dejarse fluir es fácil y es esencial. Sin darme cuenta lo he estado haciendo toda la vida. Yo no he sido de los que me he preparado las cosas porque no me sale bien... Fui de los que no podía estudiar semanas antes y lo hacía un par de días antes del examen... vale.. quizás eso no es fluir... y os juro que aprobaba... También es verdad que después del examen se me olvidaba todo o casi todo.. y hoy en día si me preguntáis alguna capital del mundo... puedo quedar fatal porque me salen las típicas y a duras penas... Y no es cuestión de incultura... es cuestión de que como me abrí tanto la cabeza pues lo que aprendo se me escapa por alguna ranura mal cerrada... estoy seguro...  Retengo mal... retengo muy mal... pero me dejo fluir.. y los que nos dejamos fluir dejamos que esas cosas sigan fluyendo y se vayan... es el precio... Por eso si te dejas fluir eres sincero... si preparas las cosas no lo eres.... Por eso soy cruelmente sincero.. porque no preparo lo que digo, porque suelto lo que me viene a la cabeza, ¿es eso fluir? Hay quién dice que debería pensar todo un poquito antes... Hay quien dice que es parte de mi encanto y que como no pienso las cosas pues a veces digo cosas que tan sólo un niño diría o pensaría... pero ya os digo... cosas de abrirse la cabeza tantas veces... Y otros no hablarían tanto de sí mismos, no dirían tanto de sus vidas así, a corazón abierto, pero a mi me da igual, porque pienso que quizás alguien se identifique conmigo y piense que no es tan raro o rara, que resulta que se puede ser feliz así... que somos unos cuantos en el mundo... dejaos fluir... de verdad... si queréis pensar las cosas, hacedlo... pero hay momentos en los que el corazón sabe de verdad lo que quiere decir... Los políticos no se dejan fluir y lo tienen todo pensado.. preparado... y ¿nos sirve? A lo mejor, si dejasen los papeles, si dejasen los discursos, las corbatas, los focos, las televisiones, los gritos, si hablasen de verdad, del día que se abrieron la cabeza de pequeños, de cuando se hacían pis en la cama... si se dejasen fluir, pues a lo mejor nos convencerían y pensaríamos que son de verdad... Mientras tanto vosotros y vosotras hacedlo... te sientes bien.. y mientras fluyes ves las cosas de otra manera... mientras fluyes hablas sin pensar y piensas lo que hablas... es lo que hago mientras escribo y mis dedos se mueven porque quieren hacerlo... es como cuando las palabras se comprenden por lo que son, sin pensar su significado... Fluir... sentir.. amar... querer...

¿Me comprendéis...?


Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA SIEMPRE, MIRANDA...

LO QUE VIENE SIENDO REPARTIR "HOSTIAS"...

FELIZ DÍA DEL AMOR...